- Este blog no pide donaciones económicas ni anuncia basura publicitaria - 
        
 

viernes, 24 de abril de 2015

Explicación de Interstellar, agujeros de gusano y agujeros negros y película INTERESTELLAR



.............................



Explicación de Interstellar, agujeros de gusano y agujeros negros

Interestellar es la típica película que debe ser visionada varias veces para poder entenderla bien, ahí también reside su genialidad.

Vayamos con lo obvio, la humanidad está llegando al limite, la Tierra está asolada por catástrofes ambientales y eso pueden llegar a la extinción de la vida, un granjero descubre un proyecto secreto de la NASA, allí su antiguo profesor le convence para hacer un viaje hacia un agujero de gusano recientemente descubierto cerca de Saturno, para buscar refugio en una galaxia lejana y así salvar a su familia y a la humanidad.

Para poder explicar bien la película tenemos que soltar spoilers.

Hubo una primera expedición que atravesó el agujero de gusano, de hecho fueron trece científicos que establecieron bases, aunque solo de tres de ellos siguen mandando señales.

La NASA tiene dos planes para salvar la humanidad, el plan A y el B:

El Plan A se centra en descifrar la ecuación que haría que pudriéramos aprovechar la quinta dimensión, es decir la gravedad. Así desafiar nuestra comprensión de la física tradicional y poner en marcha una enorme nave a modo de Arca que transportaría a todos los seres humanos salvándonos del desastre.
El Plan B es por si falla el Plan A y nunca se resuelve la ecuación, así que almacenan óvulos fertilizados para asegurar la supervivencia de la humanidad lo más diversificada posible y mandarlos a los planteas de los que se reciben señales, para que estos sean los primeros habitantes.
Avanza la película y comienza la misión, después de un largo viaje dormidos llegan al agujero de gusano y una vez allí lo traspasan, teniendo tres planetas que abordar. Los dos primeros son un fiasco y encima se dan cuenta que la ecuación ya estaba resuelta y el Plan A era imposible de acometerse, para ello Cooper (Matthew McConaughey) manda a Brand (Anne Hathaway) al tercer planeta, mientras que él decide lanzar el TRAS (el robot que les ayuda) al agujero negro al que llaman “Gargantua” (no confundir con el agujero de gusano), esto lo hace para que transmita los datos a Brand y pueda seguir con el Plan A al cual sigue teniéndole fe. En vez de morir solo en el espacio, Cooper se lanza al interior del Teseracto. (la singularidad gravitacional que mantiene el agujero de gusano, no confundir con el Teseracto de Marvel).

“Ellos” crearon el agujero de gusano, ¿Quién son “ellos”?

Desde que contactan con la NASA se nos menciona que “Ellos” pusieron el agujero de gusano, ¿Quiénes son? ¿Son extraterrestres? ¿Por qué ayudan a la humanidad? Pero lo que está claro es que manejan la quinta dimensión, al final de Interstellar dice que son los propios humanos del futuro los que han construido el espacio interdimensional donde las leyes del espacio y tiempo se vuelven infinitas, por el cual Cooper se puede comunicar con su hija a través de la biblioteca y el reloj.

¿La película tiene una explicación lógica?

Vale, hasta aquí parece todo factible, pero como los humanos del futuro pueden salvar a la humanidad si en el pasado necesitaron el agujero que ellos mismos han puesto, esto es la mayor paradoja temporal que tiene la película. Es decir hay dos lineas temporales, la primera donde la humanidad avanza tanto en el futuro que domina la quinta dimensión y la segunda linea temporal donde la humanidad ayudada por los hombres del futuro puede salvarse, es decir reciben un atajo a modo de agujero de gusano. ¿Cómo es posible? Puede que los humanos se quedaran en la Tierra y después de varias generaciones consiguieran mantener la vida bajo tierra o colonizar planetas cercanos y siguientes generaciones pudieran dominar la quinta dimensión y así poder ayudar a la humanidad en el pasado (podemos pensar en un millón de teorías, cada cual más fantasiosa). Esto es lo único que no se explica en la película y forma parte de la belleza de la historia que Christopher Nolan nos ha preparado para Interstellar.

Aquí os dejamos una infografía donde se puede ver el como pasa el tiempo en Interestellar, está en ingles pero es bastante intuitivo:

Infografía Temporal de Interstellar
Infografía Temporal de Interstellar

Podemos ver este vídeo de Interstellar, bastante interesante sobre los agujeros de gusano y los agujeros negros.




FUENTE



Una aportación arriba del amigo colaborador ya, Roberto - desde un tiempo atras, y abajo parte mía añadida, ¡GRACIAS ROBERTO!






‘Interestelar’ de Nolan: entre la ciencia y la espectacularidad


La película Interestelar, de Christopher Nolan, refleja la odisea de una Humanidad en busca no sólo de un planeta habitable en donde volver a comenzar, sino también la formulación de las preguntas metafísicas de siempre. Sus planteamientos vuelven puntuales ciertos postulados que resultan controversiales y que son definidos a veces como ciencia limítrofe. Nolan se debate entre lo espectacular y frívolo que puede resultar una apuesta taquillera hollywoodiense, y un enfoque fascinante que pone en perspectiva muchos temas científicos y filosóficos, sin descuidar un manejo acertado y preciso de las líneas dramáticas de una cinta definida como un thriller de ciencia ficción.
Hay especulación, después más especulación y después está la cosmología.
— Dicho común entre los físicos.
“Todo viaje es espacial” (dice Borges), todo viaje empieza con un anhelo de habitar espacios; dice una tradición que el primer invento fue el viaje, luego vinieron la duda y la nostalgia. Valen igual los viajes iniciáticos que los que conllevan un propósito, ningún viaje precisa de una teleología, el trayecto vale por sí solo, la aventura y el romance son retribuciones en sí mismas. Exploramos con repercusión o sin ella, “porque sí”. Sin mapas, sin destino y con la brújula descompuesta. La literatura y el cine lo plantean de esa manera: todo viaje es una manera de elevar la apuesta de lo que somos, de insuflar un nuevo valor a nuestros respectivos destinos. Por eso laroad movie narra una experiencia de transformación como La Odisea, que es el primer viaje literario. Las grandes epopeyas literarias y cinematográficas hablan de trayectos. Todo viaje es imaginación al servicio de un anhelo romántico, el cine tiene eso. Es idealismo y heroísmo en estado puro. El teórico y cineasta ruso Serguéi Einsestein concebía al cine como parte de una imaginería en la que el espectador estaría fascinado por la incertidumbre de lo que se va a ver en la pantalla, asiste a una sala ser parte de esa sucesión de formas en el umbral de la sorpresa, de la aventura y del desasosiego por un destino incógnito. Aquí viene la comparación con el Adán de Milton en Paraíso Perdido. Para Einsestein, Adán, el primer hombrese estremece ante la perspectiva del nuevo ser creado para ser su compañera: idealismo romántico, anhelante expectativa, ensoñación creada con apriorismos. Sentarse en una butaca es tocar el umbral de una posibilidad, cualquiera, la expectativa está abierta a la sorpresa. Y si hablamos de cintas de ciencia ficción, sentarse en una butaca tiene la dimensión de acariciar con la mirada un horizonte de eventos de cualquier objeto celeste. Más allá del corazón de las tinieblas están las respuestas que queremos. El filme de Christopher Nolan Interestelar parece haber elevado la apuesta para hacer una película que combine la espectacularidad, la ensoñación romántica por los viajes y la especulación científica y filosófica; además de buscar conceptos puros y jugar con las expectativas de un público siempre sediento de imágenes nuevas en el umbral de la sorpresa.
Fotograma 1Fotograma donde se ve un plano general de Endurance, la nave nodriza de la tripulación
La cinta de Nolan abunda en la idea de explorar, retoma una idea que habían concebido Stanley Kubrick y Arthur C. Clarke (entre otros muchos): el sentimiento espiritual, casi religioso de quien mira el firmamento e imagina un destino incógnito, una nueva frontera cuya exploración será necesaria para buscar las respuestas pertinentes que se hace la filosofía. “Padre nuestro, que eres Kubrick”; es lo que Christopher Nolan pudo haber argüido cuando se propuso rendir un homenaje esa rama de la filosofía especulativa que es la ciencia-ficción. No es extraño que un cineasta piense en Kubrick mientras escribe un guión, lo vemos en Alfonso Cuarón enChildren of Men y en Gravity. Kubrick basándose en la novela de Arthur C. Clark 2001 una Odisea en el espacio propone una Humanidad en busca de respuestas sembradas hace millones de años por civilizaciones extraterrestres, entidades incorpóreas que han aprovechado las “celosías del luz” del espacio para plantar una conciencia inmortal que no olvida lo que alguna vez fueron (de seres de carne y sangre pasaron a ser entes-maquinas, para luego alcanzar una existencia inmortal e incorpórea). Para esta obra de ficción la civilización ha sido “sembrada” y dirigida hacia cierto punto. En Interestelar advertimos una presencia similar aunque con ciertas variantes. Sí hay una presencia que se advierte como gestora de ciertos sucesos aunque no se aclara su naturaleza. Alguien ha abierto lo que se denomina un “agujero de gusano”, o lo que es dado en llamar un atajo en el espacio tiempo; un espacio especulativo también denominado agujero Einstein-Rosen que no es otra cosa que un doblez en el espacio-tiempo que permite la creación de un puente entre dos puntos lejanísimos que por cierto momento terminan por unirse, algunos los llaman “portales entre pasadizos dimensionales”; se desconoce la naturaleza de estos objetos, la especulación autorizada por los cosmólogos plantea una serie de problemáticas que una cinta como Interestelar tiende a pasar por alto (pero no olvidemos que hablamos de ficción, se esperan toda clase de licencias creativas por mucho que los realizadores juren que se apegan a la ciencia). Este tipo de portales son comunes en algunas tramas como la de Isaac Asimov en Los propios dioses en donde se habla incluso de incubar universos y crear un Big Bang artificial para hacerse de otro hábitat. En la novela de Clark y en la cinta de Kubrick se le llama “Puerta de las Estrellas” y el espacio puede girar y torcerse sobre sí mismo.
Fotograma 2Fotograma con el paisaje de uno de los planetas que aparecen en la película
En el caso de Nolan, éste logró un equilibrio entre la dimensión de sus distintas líneas dramáticas y la espectacularidad en la captura y representación de espacios. Parece buscar esa utopía de la imagen en estado puro que cineastas como Werner Herzog buscaban cuando soñaban con viajar a otros planetas para capturarlas. Vemos en el film un planeta con olas gigantescas, casi surrealistas, o nubes congeladas; imágenes alucinantes y estrambóticas. Kubrick retrataba fantasías visuales hechas con efectos ópticos producto de su mucha experiencia como fotógrafo, como en el caso de la psicodélica entrada al portal. Su cinta, hoy vista como un clásico, proponía prescindir al máximo de los diálogos y la explicaciones sesudas para entregar la comprensión a una simple imagen, la cual “hablaría” por sí misma; por eso el final de 2001 una Odisea en el espacio puede resultar a veces abierto y en ocasiones, un tanto confuso. El caso de Nolan es distinto, abunda en toda clase de explicaciones y secuencias que aluden siempre a lo enternecedor y lo patético, describiendo problemáticas de naturaleza apremiante: la búsqueda de un planeta viable dónde asentar la civilización; la resolución de un conflicto sentimental entre un padre y su hija; las mediciones necesarias de ciertos objetos celestes que renueven las teorías existentes sobre el universo y cuyo piedra fundamental es la relatividad. Ninguna línea dramática tiene preponderancia sobre otra y de ellas se habrá de valer el guionista para evitar que decaiga el interés del espectador. La cantidad de diálogos científicos es equilibrada con una trama donde la carga emotiva es esencial.
Hay momentos de la cinta en los que Kubrick parece estar ahí como un ángel tutelar, incluso cuando la dinámica del guión vuelve a la cinta más vertiginosa. Si pensamos en Kubrick las imágenes son lentas, reflexivas, permiten la meditación, la oración y la calma de sólo podemos encontrar en un templo. Considero que toda cinta que aborde viajes espaciales y que no trasmita una connotación filosófica o espiritual parece hacernos perder el tiempo: no hay nada tan religioso como ver el firmamento y pensar en sus mundos alejados, en la idea de ser parte de una creación mucho más grande. En el caso de Christopher Nolan parece que no le importa inspirarse en las imágenes plasmadas por Kubrick y las filmaciones de las misiones Apolo para hacernos saber que no le importa presumir sus influencias. Prefiere andar por terrenos conocidos que arriesgarse a un planteamiento visual auténtico. No se lo reprocho, me gusta lo que hizo Kubrick y la película de Nolan me da un buen pretexto para revisitarlo y revalorarlo pero Nolan sigue siendo aquel que hizo Memento eInception: un orquestador de distintas líneas dramáticas que sabe contrapuntearlas para luego darles una resolución inesperada, un prestidigitador que sabe ocultar enigmas que habrá de revelar cuando sea necesario, en resumen, un maestro delthriller y del suspenso; sin embargo, las vertientes dramáticas de la cinta nos hacen verla casi con pañuelos desechables en la mano.
Fotograma 5
Las relaciones personales son un pilar fundamental para entender la película. Cooper (Matthew McConaughey) abraza a su hija Murph (Mackenzie Foy).
Pensando en un viaje, lo que nos atrae el mismo es lo que tiene de vago e impreciso. Las teorías cosmológicas planteadas en Interestelar hablan de un universo enloquecido y convulso que nos impide hacernos preguntas necesarias a veces tan formales como “dónde” y “cuándo” cuando todo se vuelve relativo; ese universo einsteiniano es el “corazón del la oscuridad” de Conrad que menciona un personaje de la cinta antes de entrar en el agujero de gusano: obscuro, impreciso, atemorizante, paradójico, hecho de trampas y pasadizos con objetos monstruosos, con estadios superpuestos, con multiversos, con dimensiones sobrepuestas. Hay viajes que no son tan felices y siempre que podemos, nos resistimos a realizarlos y ahí radica la dimensión humana de cada viaje: el dilema que representa no hacerlo y dejarse morir, cercado por las leyes de la entropía que predicen la muerte de un planeta o del enfriamiento del Universo, o bien, aventurarse para llevar el mensaje de una vida que desconoce su significado o propósito, absurda si se quiere, y que aún así, se niega a perecer. En el caso de Interestelar, la Tierra ya no permite el cultivo de alimentos, es una marejada de polvo que hace imposible la existencia, la gente se enferma de silicosis, los alimentos escasean y, de ser una raza de pioneros y exploradores, la elite tecnológica se convierte en un grupo de agricultores y cuidadores. En este escenario apocalíptico, la NASA se ha convertido en una agencia ultra secreta y extra gubernamental que sueña con encontrar un mejor destino para la Humanidad allende las estrellas. Y aquí viene la misión de buscar en las estrellas para asentar de nuevo la civilización.
Para abundar en lo que la cinta de Nolan propone con sus planteamientos visuales conviene revisar el texto de Kip Thorne La ciencia de Interestelar y el antecesor de éste, escrito en la década de los noventas Agujeros negros y tiempo curvo, el escandaloso legado de Einstein en donde al autor explica con ejemplos sacados de la ficción porqué es posible orbitar un agujero negro; o bien, que fórmula se utiliza para calcular la circunferencia del mismo; a qué se debe que estos objetos puedan ser detectados; qué leyes de la física los explican. El libro es un coctel de divulgación que incluye especulaciones sobre viajes al centro de la galaxia mientras en la Tierra pasan millones de años o viajes al pasado a través de un agujero Einstein-Rosen. Esta obra de grandes vuelos y dimensiones combina el ensayo científico, el texto de ficción, la biografía y la Historia. El lector de Thorne, como el pretendido espectador de la cinta de Nolan se convierte en un científico aficionado que encuentra un buen pretexto para aprovechar las tardes y una forma de meditar sobre ovejas eléctricas en sus noches de insomnio. Para quienes somos un poco geeks y seguimos el trabajo de Carl Sagan, Brian Greene, Neil DeGrasse Tyson, Michiu Kaku, Isaac Asimov, Douglas Adams y toda esa letanía de divulgadores científicos y novelistas Interestelar se descubre como un juguete nuevo al que no podemos ignorar tan fácilmente. Como en otras cintas que hablan de la apertura de portales interdimensionales, viajes en el tiempo, y universos alternos se me hace oportuno mencionar el clásico de cultoDonnie Darko de Richard Kelly, película al principio vetada por las autoridades debido a los sucesos del 11S. El tipo de problemáticas planteadas en Donnie Darko lo asemeja a un puzle un poco alucinatorio, un poco sobrenatural y otro tanto científico capaz de convertirse en una especie de astilla clavada en nuestro cerebro de espectador que trata de entender la manera en que las líneas temporales y dimensionales de la cinta cobran una resolución lógica. Confieso que hasta la fechaDonnie Darko me provoca cierta obsesión y me ha acompañado en el insomnio. Pero la cinta de Nolan busca ser “especulación autorizada” y “ficción plausible” como pretende Thorne con su libro quien se ha caracterizado por imaginar viajes en el tiempo dándoles un sustento científico. Otra de las colaboraciones de Thorne en obras de ficción fue la de haber fungido como asesor de Carl Sagan en el libroContacto en donde se enuncia la posibilidad de comunicarse con seres interdimensionales que nos enseñan la forma de abrir una agujero de gusano en nuestro propio planeta para aproximarnos a ellos.
Agujero de gusanoEstructura de un agujero de gusano
La ciencia en Interestelar toma, por ejemplo, cuestiones como el experimento EPR (Einstein-Podolsky-Rosen) que permitiría mandar información de un lado a otro de la galaxia tomando como base el spin de las sub-partículas en su estado entrelazado, siempre y cuando esta fuera aleatoria. El Universo, dicen los que saben, es “no local”. El guión de Nolan se toma una licencia que le agradecemos: es posible mandar información no aleatoria como la clave Morse y eleva más la apuesta, manda la información a través del tiempo utilizando ondas gravitatorias. El tiempo es espacio físico, se puede aplicar fuerza a través del espacio-tiempo, la gravedad cruza dimensiones y en el caso de este filme, es un medio de comunicación, como un cable de teléfono o como un puente entre dos seres de distintas épocas y lugares. Temas como el experimento EPR son realidades científicas y nos demuestran la unicidad de un universo comunicado. Ya se ha logrado teletransportar fotones, lo cual nos indica que lo que pasa en una parte, repercute en otra. Al final todo está ligado por una serie de fuerzas cuyo comportamiento los científicos apenas logran vislumbrar. Las especulaciones de Kip Thorne, que son reconstruidas por el guión de Interestelar,hablan de enviar una sonda a través de un agujero negro para hacer las “correcciones cuánticas a la teoría de Einstein”, eso equivale a verificar una “teoría del todo” (es decir, una sola teoría que abarque la física cuántica y la teoría de la relatividad), que podría ser la teoría M (es decir, poner a funcionar cinco teorías distintas relacionadas con las cuerdas). En Interestelar de habla de manera sucinta e indirecta de estos temas, tratan de resolver en unos cuantos diálogos e imágenes, páginas y páginas de textos de divulgación científica que han encendido la imaginación de muchos soñadores y aficionados a la ciencia.
Agujero negroRepresentación imaginaria de cómo debe ser un agujero negro visto en la distancia
Otro elemento científico que se explota con frecuencia es la llamada “dilatación gravitatoria del tiempo”, la cual nos dice que si uno está en reposo respecto a un cuerpo gravitante (como un agujero negro), cuanto más cerca esté del cuerpo, el tiempo debe fluir con más lentitud. Interestelar supone entender la relatividad desde una ficción que le otorga a cada personaje su espacio-tiempo particular. Como es propio en otras cintas como Inception (Origen), el director gusta por incluir espacios paradójicos como los propuestos por Escher en sus grabados, estos reflejan por lo regular un conflicto entre los conceptos de finito e infinito. Lo vemos en una de las escenas cruciales de la cinta. Se vale la interpretación pero la arquitectura que Nolan propone en esta escena parece remitirnos a la idea de Hawking de imaginar un universo en una sola habitación cuya imagen nos replicaría desde todos los ángulos de forma indeterminada. Podríamos apuntar con un arma a nuestras imágenes en esa galería de espejos y cuidarnos la espalda porque una sucesión inagotable de entes atrás de nosotros y que son nosotros mismos nos estarían apuntando todos al unísono. ¿Cómo entender el siguiente postulado sin entrar en confusiones y paradojas?: “El Universo no es infinito pero tampoco tiene límites”. Nolan en sus grandes vuelos juega un poco con estas ideas y concentra las distancias astronómicas en una pequeña biblioteca que es el centro dramático de toda la cinta.
Vemos constantemente con la crítica cinematográfica que cuando un guión abunda en la reflexión científica nunca faltan los puristas de la lógica que tienden a subestimar lo absurdo de toda realidad, y terminan trasladando sus prejuicios en sentencias absolutas como “no se apega a la lógica”, o “el guión tiene ciertas lagunas que no resuelve” pero, considerando la complejidad de las ciencias naturales, pedir a una cinta de ciencia-ficción que sea científicamente exacta o correcta con pretensiones de objetividad tal y como sucede en los documentales es como demandar que la ciencia tenga la perfección y la elegancia de la poesía; aunque a veces la tiene, pero por lo regular los postulados de la ciencia cosmológica son feos, crean paradojas, son confusos, desafían el sentido común, nos enredan en otras problemáticas no anticipadas y algunas veces nos hacen entrar en terrenos de lo absurdo. Se trata de postulados que parecen desafiar la lógica cotidiana. Los científicos se debaten entre muchas teorías que buscan enlazar la física cuántica y la cosmología en una teoría de campo unificado y desde la época de Einstein, los detractores de las mismas piensan que discutirlas es como hablar con el Sombrerero Loco de Alicia en el país de las maravillas. Los filmes de ciencia ficción por lo regular reflejan esa confusión y esa problemática lo cual siempre nos conduce a la controversia científica.
Fotograma 4Jessica Chastain es en la ficción una de las científicas del proyecto
Pensando en la cosmología hay quien asocia sus postulados con las Matemáticas puras, la Teología o la Filosofía, pero al final hablamos de temas científicos con un respaldo teórico que inician con una imagen del mundo un tanto heterodoxa. Después de todo, alguien como Giordano Bruno hablaba sobre temas que parecían desafiar el pensamiento convencional y al final, muchas de sus especulaciones resultaron ciertas. Los físicos cuánticos hablan de incertidumbre, de partículas creadas de la nada, de vibraciones que crean materia, de supersimetrías y supercuerdas; los cosmólogos estudian sistemas de gran unificación; hablan debranas, de universos paralelos, de una quinta dimensión. La nueva física avanza en itinerarios que provocan que sus postulados resulten cada vez más extraños. Es por eso que en una obra de ficción no deberíamos de demandar el apego a una cierta realidad cuando desconocemos los parámetros de la misma. Cada vez tenemos más datos sobre el Universo y sin embargo, podría decirse que cada vez sabemos menos y el Universo tiene maneras muy eficaces de ponernos en ridículo. Hay veces en que la ciencia parece ficción y las ficciones se asemejan a la ciencia, y las licencias creativas en una obra de ficción son algo normal y deseable, son necesarias para darle espectacularidad a un filme.
El problema con muchas películas de ciencia ficción es que no tienen dimensión dramática; muchas de estas cintas tienen un público juvenil al que seducen con una serie de imágenes y efectos especiales. Su contexto es una cultura que privilegia lo visual sobre lo textual, la imagen por sí misma sin el contexto científico o filosófico. No niego el valor de cintas como las sagas de Alien y Star Wars y recupero mi confianza en el género cuando alguien presenta propuestas interesantes pero con frecuencia me parecen alardes pirotécnicos. Es cierto que Nolan derrocha sentimentalismo por doquier y se afana en reproducir una espectacularidad hollywoodense y por momentos, más que un a un thriller de ciencia ficción parece que asistimos a un drama pero creo que le añade valor el hecho de que su cinta nos permite la especulación metafísica.
Fotograma 3
No puede haber exploración sin dimensión humana y los sentimientos cuentan, son parte de una trama cosmológica, el factor invisible e impredecible que hace que todo embone y que ningún modelo matemático contempla; el vínculo entre un ser humano y otro que le otorgue sentido a cualquier trama celeste. Si hay partículas asociadas con diversas fuerzas de la naturaleza como el gluón y el gravitón; el pegamento que vuelve a la civilización una sola, al final definirá las condiciones de nuestra supervivencia. Si algunos físicos teóricos hablan de cuerdas que se tensan y vibran para crear existencia de materia y energía como si fuera música celeste, mientras que los teólogos se preguntan sobre la naturaleza del ejecutante o el compositor, las motivaciones humanas son las que otorgan sentido a cualquier empresa y parecen ser parte de esa armonía en la que el universo estaría entrelazado a través de ciertas propiedades de la materia. En este concierto de cuerdas que se tensan, la música que oímos nosotros la escuchan también otros en algún punto de cualquier universo. En Interestelar vemos cómo la información se tañe como un arpa y las emociones vibran de un lado a otro del Cosmos en un contrapunteo que siempre invoca la sensibilidad del espectador, sin esto, este viaje del que hablo sería pura espectacularidad cinematográfica sin sustento dramático. A veces ni hay mapas ni brújulas pero otras veces queremos un significado puntual de toda odisea lo cual nos lleva a preguntarnos el por qué es necesaria la búsqueda de un sentido.
Fotograma 6Fotograma con un primer plano de Brand (Anne Hathaway)
Pensando en música celestial, la ciencia de la teoría de cuerdas refiere melodías atómicas y moleculares, sinfonías químicas, conciertos biológicos; y en la cúspide de la evolución de la vida, de un cerebro con una red neuronal que extrañamente vuelve inteligible el mismo Universo que lo creó y que colapsa la “función de onda” (según Bohr y la escuela de Copenhage) del Universo para contemplarlo, y así, darle existencia. Creemos que el Universo conocido no puede existir “en sí”, requiere de la idea bajo parámetros de motivaciones humanas, de su conocimiento, del propósito que lo vuelva una entidad coherente y repleta de sentido, armonizada por nuestra comprensión que lo justifique para así, buscar justificarnos a nosotros mismos. Borges relacionaba al Universo con la información total de una monstruosa biblioteca de datos aleatorios, le aterraba la idea de que nuestra existencia no tuviera sentido; sentenciaba: “Si el honor y la sabiduría y la felicidad no son para mí, que sean para otros. Que el cielo exista, aunque mi lugar sea el Infierno. Que yo sea ultrajado y aniquilado, pero que en un instante, en un ser, Tu enorme Biblioteca se justifique”.Queremos un propósito para esa música que escuchamos allá a lo lejos. De ahí la necesidad de todo viaje espacial, para buscar esas respuestas. Las imágenes y los temas propuestos por Interestelar, más allá de la controversia y de las duras críticas que ha recibido, vuelven puntual la meditación solitaria sobre estos temas. Al final, en algún lugar del multiverso Pitágoras, quien hablaba de la “melodía de las esferas” quizá nos mira condescendiente, tal vez reflexione de cuando en cuando: “Bueno, yo se los decía”.
FUENTE




FUENTE



FUENTE

3 comentarios:

Jordi Perez dijo...

Muy buena la pelicula, aunque solo he visto trailers de ella, un saludo amigo te envie un mail hace dias, nos vemos.

argos_2012 dijo...

Hola Jordi, efectivamente solo me encontré trailers y ya no insistí mas en buscar la mera peíicula aunque pareciera no está en youtube pero veremos si prosigo despuecito, pues de tu mail palabra que no he recibido nada pero veremos ahorita voy de nuevo a revisar, pudiera ser que en las veces que salgo de mi casa y no cuento con internet pierdo la secuencia en abrir mis correos, hay te digo. Saludos Jordi.,

argos_2012 dijo...

... a qué!, tenés razón Jordi!.. ahorita retrocedí en mi bandeja de entada y la ubiqué: está fechada el 21 de abril, y yo apenas regresé anoche de San Cristóbal después de unos días de ausencia y regreso de nuevo pronto, ahorita te contesto, disculpas mi buen. Ok.