- Este blog no pide donaciones económicas ni anuncia basura publicitaria - 

jueves, 4 de agosto de 2016

Estados Unidos autoriza la primera misión privada en la Luna

La compañía que ha obtenido el permiso, Moon Express, tiene un proyecto con fines mineros ► Se abre la puerta a la explotación particular de un satélite de soberanía internacional

Ilustración que recrea la sonda de Moon Express en la luna . MOON EXPRESS


El regulador estadounidense de aviación autorizó este miércoles por primera vez a una empresa privada que envíe una sonda a la Luna, con lo que crea un marco legal para facilitar la exploración y explotación de un satélite de soberanía internacional. 

En un comunicado de prensa, la Agencia Federal de Aviación (FAA) anuncia que autorizó el 20 de julio (día del 47 aniversario del primer alunizaje) a la empresa Moon Express, con sede en Florida, a enviar una sonda robotizada capaz de aterrizar y moverse por la superficie lunar. "La FAA ha determinado que el lanzamiento de la sonda no pone en peligro la salud pública, seguridad de personas y propiedad, los intereses nacionales o de política exterior, o las obligaciones internacionales", indica la nota.

Para Moon Express este es un pequeño paso en su camino hacia la Luna, pero un gran paso legal para un sector que comienza a andar y que podría en un futuro no muy lejano permitir la explotación minera del satélite de la tierra para generar combustible espacial, energía limpia o agua. La autorización de la FAA supone la primera aplicación seria para el ámbito privado del Tratado del Espacio Exterior, un acuerdo de casi medio siglo que determina el carácter internacional, sin soberanía demarcada, del espacio.

Una vez dominados los desplazamientos a la Luna, la empresa cuenta con que podrá enviar misiones de bajo coste para extraer platino o helio-3

El generalista tratado internacional asegura que "las actividades de entidades no gubernamentales en el espacio exterior, incluida la Luna y otros cuerpos celestes, deben requerir la autorización y continua supervisión de los estados parte de este tratado". En 1967, cuando los soviéticos y estadounidenses impulsaron este acuerdo en plena lucha por la hegemonía espacial, no se contemplaba la posibilidad de empresas privadas en el espacio, algo que Washington promueve con subsidios y desregulación.

El logro administrativo de Moon Express le acerca a la posibilidad de proclamarse ganador a finales de 2017 del desafío planteado por Google en 2007, el Lunar X Prize, que busca ideas para vehículos capaces de aterrizar en la Luna, mandar imágenes y moverse en la superficie más de 500 metros. El equipo ganador, de los 16 que permanecen en la competición, se llevará 20 millones de dólares para realizar el proyecto, que Moon Express espera poder llevar a cabo dentro de un año, pese a que no ha finalizado la sonda o el cohete que la debe poner en órbita.
La Ley Comercial de Lanzamiento Espacial permite a ciudadanos estadounidenses reclamar propiedad de asteroides si son capaces de explotarlos


Naveen Jain, el presidente de Moon Express, parafraseó este miércoles al fallecido presidente John F. Kennedy al asegurar que han elegido ir a la Luna "no porque sea fácil, sino porque es un buen negocio". Jain explicó en la televisión CNBC que en una década esperan comenzar a enviar misiones tripuladas a la Luna, algo que se hizo por última vez hace más de 40 años.

"Espero que al aterrizar en la Luna inspiremos a emprendedores de todo el mundo a lanzarse a intentar lo imposible, a curar el zika, a curar el cáncer (...) Que vean que un inmigrante puede venir a este país y conseguir algo totalmente de locos", opinó Jain, de origen indio y que hizo fortuna en la burbuja de las "puntocom".

El presidente de Moon Express asegura que han elegido ir a la Luna "no porque sea fácil, sino porque es un buen negocio"

Moon Express considera que, una vez dominados los desplazamientos a la Luna, la empresa podrá enviar misiones de bajo coste para extraer platino o helio-3, un isótopo abundante en el satélite que sobre el papel puede ser el origen de energía de fusión limpia, pero cuya viabilidad sigue siendo cosa de ciencia ficción. La eliminación de las barreras para viajar a la Luna por iniciativa privada es otra de las iniciativas de la administración estadounidense para incentivar actividades espaciales.

Tras varios años de experimentación, subsidios y desregulaciones, dos empresas privadas, SpaceX y Orbital ATK, han conseguido realizar con éxito misiones de abastecimiento a la Estación Espacial Internacional (EEI). Además, el pasado noviembre el presidente estadounidense, Barack Obama, firmó la llamada Ley Comercial de Lanzamiento Espacial, con la que se permite a ciudadanos estadounidenses reclamar propiedad de asteroides si son capaces de explotarlos.

El objetivo de esta ley es poner las bases de la futura minería espacial, considerada vital en el proceso de colonización del espacio exterior, donde serán necesarias fuentes de energía y agua in-situ para expandir la presencia de la humanidad por todo el sistema solar.