- Este blog no pide donaciones económicas ni anuncia basura publicitaria - 

sábado, 16 de abril de 2016

DESMONTANDO LA MENTIRA


No soy partidario de hablar de aquello que no comparto a no ser que aquello esté poniendo en riesgo parte del propósito, y creo que cierta información fuertemente arraigada en arquetipos erróneos, está confundiendo al buscador y está siendo utilizada como un arma y herramienta para apartar del camino a aquellos que encontraron finalmente su senda. Hoy desmontaré la gran mentira hiperbórea de Luis Felipe Moyano y Miguel Serrano.
Primero quiero aclarar que no es personal, que no tengo nada contra ellos o su particular visión gnóstica hiperbórea, pero si tengo mucho contra los idiotas seguidores de su falsa y armada sabiduría, que al día de hoy pululan como moscas por aquí y por allá desvirtuando completamente el arquetipo Hiperbóreo ancestral. Moyano y Serrano no fueron hiperbóreos, tampoco gnósticos, sino que fueron o intentaron ser líderes de movimientos políticos de sus respectivos países, que utilizaron el gnosticismo y la sabiduría hiperbórea para conseguir sus objetivos, que no eran liberar al espíritu de la materia, sino crear un arquetipo nacionalsocialista esotérico suficientemente arraigado como para tener un ejército de milicianos dispuestos a defender una creencia creada por Moyano y Serrano para tal fin. No relataré los sucesos ni la historia que conozco de primera mano y que en más de una ocasión ya relaté, tampoco refutaré sus ideas y discursos, sólo explicaré en detalle qué es, verdaderamente, la sabiduría hiperbórea y que es el gnosticismo católico, para que sepan discernir entre verdad y fantasía.
Comencemos con el gnosticismo, pues es la base que utilizaron tanto Moyano como Serrano para fabricar sus discursos. Si bien pueden encontrar su historia en la red, también pueden encontrar suhistorama (falsa historia) así que haré un breve resumen para evitar erróneas interpretaciones y conjeturas emocionales subjetivas. El gnosticismo viene de la palabra griega gnosis que significa “conocer”. Los gnósticos dicen poseer un conocimiento más elevado que el conocido, adquirido en algún plano místico superior de la existencia. Los gnósticos adoptan un dualismo en cuanto al espíritu y la materia, el bien y el mal, el creador versus el demiurgo. Los gnósticos aseguran que la materia es abominablemente mala y el espíritu es sublimemente bueno, por consiguiente son promotores de la dualidad de los opuestos de un universo imperfecto y dual. Si bien el gnosticismo es mucho más antiguo que el cristianismo, este conjunto de corrientes sincréticas filosófico-religiosas llegaron a mimetizarse con el cristianismo en los tres primeros siglos de nuestra era. El gnosticismo está ligado a la Nueva Era, pues está basado en un abordaje místico, intuitivo, subjetivo, interno y emocional, que intenta llegar a la verdad mediante un conocimiento oculto y una mística secreta de la salvación. Muy resumidamente y fuera de toda historia del mismo, esta es una visión general de lo que es el gnosticismo y el agnosticismo católico en la filosofía y las creencias.
Pasemos ahora a ver que es la sabiduría hiperbórea. Erróneamente a lo creído, ésta no tiene que ver sólo con la mitología nórdica, con sus dioses y vírgenes como la falsa virgen de la vega (catolicismo) o el sangriento dios Odín o Wotan (mitología nórdica), sino con la sabiduría más ancestral de la tierra, aquella sabiduría primigenia más cerca del origen que de la civilización. Cuando Adolf Hitler y el nacionalsocialismo alemán (Nazismo) buscaron la sabiduría hiperbórea rescatando sus creencias, rituales y costumbres más ancestrales, la buscaron en sus orígenes, la buscaron en los aborígenes del norte de Europa que fueron sus raíces como civilización. Es lógico entonces que la sabiduría hiperbórea sea la de esas creencias para Alemania, pero no es lógico que sea la misma para por ejemplo, América o Asia, pues sus raíces son otras, y sus creencias y costumbres también. Ser hiperbóreo es respetar las raíces, es conocer las costumbres, creencias y filosofía de sus aborígenes, es ser verdadero, libre y justo, es ser respetuoso de la tierra, los animales, la naturaleza y el prójimo, en definitiva es vivir en armonía con la vida y la creación. Un vikingo era hiperbóreo, un tibetano es hiperbóreo, un aborigen americano es hiperbóreo, uno sudamericano es hiperbóreo, uno australiano es hiperbóreo, o sea que todo lo hiperbóreo es aquello que nos acerca a lo natural, a lo instintivo e intuitivo, a lo más humano del Humano. Entonces la pregunta lógica es ¿Por qué lo hiperbóreo está asociado a lo que está asociado? Pues la respuesta es simple, por el arquetipo creado por Moyano y Serrano, antes de ellos, la sabiduría hiperbórea era lo que debía ser, la sabiduría de nuestros ancestros, aquellos que la transmitieron de generación en generación desde las civilizaciones anteriores a las glaciaciones hasta nuestros días, de ahí su nombre hiperbóreo, “más allá de lo boreal”, “más allá del norte”, “más allá de las glaciaciones”.
El gnosticismo y la sabiduría hiperbórea no van de la mano, pues son antagónicas, una fragmenta con la dualidad y la otra unifica con la trialidad, pues un verdadero hiperbóreo ama la materia y ama el espíritu, pues comprende y sabe que los dos forman parte de un mismo elemento y son un conjunto inseparable motivo de la creación de la vida consciente del universo, el SER. Un verdadero hiperbóreo es materia, espíritu y Ser, la trialidad en equilibrio. Todo lo demás creado por Moyano y Serrano, es una mezcla peligrosa, falsa y errónea, pues nunca se puede mezclar el gnosticismo con lo hiperbóreo, porque es intentar mezclar agua y aceite, mientras están agitados se entremezclan, pero en cuanto se serenan se separan, por tal motivo estos neohiperboreos, neonazis o veganistas deben estar en continuo estado de excitación (lucha inconsciente), pues sería completamente imposible mantener la homogeneidad del sistema gnóstico/hiperbóreo, si éste frenara la mente y la consciencia primara en el corazón. 
Desmontado el arquetipo de Moyano y Serrano, espero que dejen de usarse con la intención y propósito que son usados, la intencion y propósito de atacar y destruir la verdadera Sabiduría Hiperbórea Ancestral de nuestros orígenes como Humanidad. Pueden creer lo que quieran, pues cada uno vive en el universo que quiere vivir y existe en el que puede soportar, pero háganlo desde la consciencia y dejen de engañarse con ilusiones y fantasías de la enferma mente del ego, queriendo ser lo que no son y creyendo en lo que no es, para que su patética e inconsciente existencia tenga sentido.

BONUS TRACK 
Separando Sujeto y Objeto, esto es ser Hiperbóreo, esto es ser Humano, esto es ser SER, lo demás es ilusión y fantasía del ego, la consciencia artificial y la personalidad virtual.

Muy pocos saben que Luis Felipe Moyano profesaba la religión judía. Comparto un material de archivo de DDLA donde podrán apreciar sus libros religiosos y judíos en hebreo, idioma que dominaba por sus creencias. El video es mas largo pero está editado para el caso. Como podrán ver, nada es lo que parece.
FUENTE