- Este blog no pide donaciones económicas ni anuncia basura publicitaria - 

domingo, 4 de octubre de 2015

Vaticano abre el sínodo marcado por la confesión de un cura gay



"Parece que las sociedades más avanzadas son, precisamente, las que tienen la tasa de natalidad más baja y el mayor porcentaje de abortos, divorcios, suicidios y contaminación ambiental y social", afirmó este domingo el papa Francisco durante la misa inaugural de la Asamblea de los Obispos en la Basílica de San Pedro, en el Vaticano.

El Vaticano ha abierto este domingo el segundo sínodo mundial de obispos católicos para discutir los problemas de la familia moderna. La reunión se desarrolla bajo una fuerte presión mediática después de que el sacerdote polaco Krzysztof Charamsa hiciera pública su homosexualidad.
Francisco llamó a la Iglesia a trasmitir a la sociedad católica "el verdadero significado de la pareja y de la sexualidad humana en el diseño de Dios", de un "amor conyugal único y 'usque ad mortem' [hasta la muerte]", informa la Agencia Ecclesia. El pontífice abogó por defender el "amor verdadero", el "carácter sagrado de la vida" y "la unidad y la indisolubilidad del vínculo conyugal", citando a sus predecesores directos: Juan Pablo II y Benedicto XVI.
El pontífice insistió en que el Vaticano defiende las alianzas matrimoniales tradicionales entre un hombre y una mujer, pero subrayó que la Iglesia debe "acercarse y cuidar de las parejas heridas con el bálsamo de la aceptación y la misericordia". Francisco describió la sociedad de la época de la globalización como una comunidad en la que "cada vez más personas se sienten solas y se encierran en el egoísmo, la melancolía, en la violencia destructiva". "La Iglesia debe buscar [al hombre contemporáneo], acogerlo y acompañarlo, porque una Iglesia con las puertas cerradas se traiciona a sí misma y a su misión, y en vez de ser puente se convierte en barrera", aseveró.