- Este blog no pide donaciones económicas ni anuncia basura publicitaria - 

martes, 21 de julio de 2015

Por qué algunas personas se inclinan siempre ante los tiranos

Simplemente y sin buscarle mas, recordemos aquella frase conocida: LOS PUEBLOS TIENEN EL GOBIERNO QUE MERECEN.




Artículo escrito por Joshua Krause en “The Daily Sheeple”
Estados Unidos, Australia, Gran Bretaña y otros países de Europa, están inmersos en un proceso que los está llevando a convertirse en estados policiales y mucha gente, se está preguntando cómo hemos llegado hasta aquí.
La respuesta más fácil a esta pregunta, es que todos hemos permitido que esto ocurriera.
No importa lo brutal que pueda llegar a ser un régimen; lo cierto es que los tiranos nunca llegan al poder a menos que obtengan la aprobación, o al menos el consentimiento indiferente de su pueblo.
nazi-salute
Así que la verdadera pregunta es, ¿cómo es que tantas personas se muestran tan complacientes ante el desmoronamiento de nuestras libertades y ante esta marcha imparable hacia la tiranía?
Peor aún, ¿cómo puede ser que tanta gente se esté deleitando con esto?
Parece que el número de personas que valoran la verdadera libertad es muy inferior al número de idiotas y adoradores del poder. Por supuesto, el número de personas que quieren ser libres ha crecido en los últimos años, pero siguen siendo pocos y distantes entre sí en comparación con el exceso de zombies serviles que forman esa masa con la que compartimos el mundo.
Hay una verdad muy sucia que la mayoría de la gente no quiere admitir. Y es que la mayoría de las personas aman la libertad, pero sólo como una idea abstracta. Les gusta la idea de que pueden hacer lo que quieran, admiran el arquetipo del individualista independiente y todo el mundo ama a los rebeldes y a los que van contracorriente. En otras palabras, la gente ama las pancartas y los símbolos de la libertad, pero ¿aman la libertad en la práctica? ¿La libertad real?
Parece ser que no; la mayoría no aman la auténtica libertad.
Por extraño que pueda parecer, la mayoría de gente realmente lucha por NO tener libertad.
Permítanme dar un ejemplo, de los muchos que nos ofrece el campo del marketing.
En el año 2000, dos psicólogos, Sheena Iyengar y Mark Lepper, llevaron a cabo un estudio sobre cómo el número de decisiones que afrontamos tienen efectos en nuestro comportamiento.
art-7
Se fueron a un supermercado y pusieron 24 mermeladas gourmet diferentes sobre una mesa, y las ofrecieron a un dólar, para ver cuánto interés cosechaban entre los compradores. Al día siguiente hicieron lo mismo, pero en lugar de 24 mermeladas diferentes, sólo ofrecieron 6.
¿Cuál fue el resultado? Pues que la exposición de las 24 mermeladas diferentes atrajo mucho más interés, pero la muestra pequeña con tan solo 6 mermeladas, generó unas ventas 10 veces superiores.
Tal vez el estudio parezca intrascendente, pero podemos compartir otro caso para aclarar mejor lo que tratamos de exponer.
Una de los psicólogas que realizaron ese estudio, Sheena Iyengar, hizo otro estudio sobre las diferencias entre cómo se afronta la muerte en los Estados Unidos y en Francia.
Sheena Iyengar
Sheena Iyengar
La psicóloga entrevistó a padres de ambos países, que tenían a sus hijos en coma, mantenidos artificialmente en vida con soporte vital. En Francia, el médico toma la decisión de cuándo a un niño debe quitársele el soporte vital y dejarlo morir, mientras que en los Estados Unidos, la decisión corresponde a los padres.
La psicóloga se entrevistó con todos estos padres un año después de que sus hijos hubieran muerto. Los padres estadounidenses estaban mucho más angustiados por su decisión de quitar el soporte vital a sus hijos y dejarles morir. La mayoría de ellos todavía tenían dudas persistentes acerca de si su decisión fue la correcta o no y la mayoría de ellos se sentían como si hubieran “ejecutado” a sus hijos. Los padres franceses, sin embargo, no se sentían tan mal por la situación. Sobrellevaban la tragedia mucho mejor.
Lo que estamos tratando de decir aquí es que a la mayoría de las personas no les gusta tener opciones de elección, a pesar de que la mayoría digan todo lo contrario.
Cómo mas opciones se les da a las personas, como más decisiones se ven obligados a tomar, más probabilidades hay de que no les gusten las decisiones que se vean obligados a tomar. Se despiertan muchas más dudas acerca de si las decisiones tomadas eran o no eran las correctas, lo que lleva a conclusiones bastante anti-intuitivas.
Se puede medir la cantidad de libertad de una persona por el número de opciones que tiene, y la mayoría de las personas dicen amar la libertad, pero en muchos casos las personas son más felices cuando tienen menos opciones, o directamente, cuando no tienen ninguna opción y no se ven obligados a tomar ninguna decisión.
choices
Parece que la mayoría de la gente simplemente es más feliz sin libertad, lo cual es muy lamentable y triste.
Por esa razón, hay tantas personas que aceptan la tiranía, y eso siempre será un problema para la especie humana.
La razón es bien simple: la tiranía es mucho más fácil de sobrellevar que la libertad. Significa renunciar a la árdua labor de tener que tomar decisiones.
La tiranía te permite quitarte de encima el peso de la responsabilidad sobre tus decisiones y entregarle ese peso, esa responsabilidad, a otra persona. La mayoría de las personas son más felices cuando no tienen una elección, y ni siquiera se dan cuenta de ello.
01
Sin embargo, hay otra manera de ver este extraño comportamiento humano.
Hubo otra conclusión interesante que se pudo sacar de ese estudio psicológico. Los padres estadounidenses que habían elegido quitar el soporte vital a sus hijos enfermos, todavía lamentaban su decisión. Pero cuando se les preguntó si habrían actuado de otra manera, la mayoría de ellos afirmó que volverían a tomar la misma decisión. Su decisión los hizo infelices, sabían que los hacía infelices, pero cuando se les preguntó si habrían dejado esa decisión en manos del médico, todos dijeron que no.
Y este es precisamente un ejemplo de personas que realmente aman la libertad en sí misma, y no sólo la visión optimista y abstracta de la libertad, como algo inconcreto y propio de un cuento de hadas.
Los que realmente aman la libertad, están dispuestos a afrontar la dolorosa lucha de tener que tomar decisiones duras en la vida, y prefieren eso a la felicidad ignorante que conlleva no tener otra opción. Sin embargo, esa opción, esa decisión, sólo era aplicable a esa situación en particular. ¿Esos mismos padres preferirían también tener todas las opciones de decisión en todos los demás aspectos de su vida?
Por desgracia, este tipo de personas son una “rara avis” hoy en día.
tyranny
Si pudieras preguntarle a todas las personas del mundo acerca de su ética y sus creencias políticas, probablemente encontraríamos una gran variedad de puntos de vista, pero la mayoría de personas tendría una cosa en común: siempre habría alguna parte de su vida a la que estarían dispuestos a renunciar en pos de una “autoridad superior”, y esa parte sería diferente en función de su ideología.
La mayoría de gente, realmente no quiere disponer del “paquete completo” de libertad.
La especie humana siempre se tambalea al borde del abismo de la tiranía, porque hay una debilidad inherente en nuestra especie.
Somos felices cuando no tenemos tantas opciones (o libertad) y eso nos lleva a aceptar fácilmente cualquier tipo de tiranía.
Se necesita toda nuestra fuerza y ​fibra moral para elevarnos por encima de esta tendencia, porque nos rendimos a la tiranía, definida como la falta de opciones de elección en nuestras vidas, por simple comodidad. Es nuestra inclinación natural.
matrix-pills1
Esta debilidad y apatía, que conduce a la ignorancia, la violencia y el odio, también destruye la libertad. Y los elitistas políticos y financieros del mundo quieren que todos cedamos a nuestra debilidad y caigamos presa de los instintos más bajos.
Ellos quieren que nos demos por vencidos, que bajemos la cabeza y nos conformemos.
Quieren que todos nosotros anhelemos una vida sencilla, donde las decisiones trascendentes, las tome otra persona.
En definitiva, quieren que seamos esclavos.
Y tú, que lees estas palabras, ¿realmente también quieres eso?
JOSHUA KRAUSE, para The Daily Sheeple
Visto en : El Robot Pescador
Y "REVISTO" AQUÍ