- Este blog no pide donaciones económicas ni anuncia basura publicitaria - 

jueves, 9 de julio de 2015

La Mezquita del Haram de Meka.

El Masjid al-Haram es la mezquita más importante de la ciudad de La Meca y el primer lugar santo del islam. En su centro se encuentra la Kaaba, en la que hay incrustada la piedra negra



La Masjid al-Haram (en árabe المسجد الحرام‎"la mezquita vedada") es la mezquita más importante de la ciudad de La Meca y el primer lugar santo del islam. Es considerada la mezquita más grande del mundo.
La actual mezquita data de 1570. Tiene la forma de un cuadrado central rodeado por muros de piedra. Alrededor del santuario interior existe un pavimento de mármol, el mataf. En el centro del patio central se encuentra la Kaaba, el templo más sagrado del islam.
La primera mezquita se construyó en el año 638, cuando el aumento de los musulmanes llevó al califa Umar ibn al-Jattab a ampliar el lugar. Desde entonces, tanto la mezquita como la ciudad han sufrido enromes cambios, que reflejan el paso de los tiempos. Pero todo aquello que envuelve a la Meka como referencia para los musulmanes permanece vivo. No en vano, constituye el lugar de peregrinación por excelencia. 
Cosmología  
Al Haram Al-Shérif fue construida por ángeles antes de la creación de la humanidad para ser reflejo en la tierra de Al-Baytu Maˤmur (árabe: البيت المعمور) el lugar de culto de los ángeles que se cree está directamente encima de la Kaaba celeste (arquetipo del centro o axis mundi). La Kaaba fue destruida y más tarde reconstruída por Adán, arquetipo del ser humano, encargado de reestablecer el equivalente de la Kaaba celeste en la tierra. Pero el din del islam cayó en el olvido, y fueron necesarios sucesivos profetas y mensajeros, enviados de Al-lâh como un recordatorio del pacto interior que une al Creador y las criaturas.
Abraham fue el último humano que reconstruyó la Kaaba con ayuda de su hijo Ismael. La piedra negra originaria del paraíso está situada en el cuarto rincón de la Kaaba, y es negra debido a los pecados de los hombres. Abraham construye la Kaaba para ubicar geográficamente el corazón del hombre, para darle cuerpo al corazón humano. Las vueltas a la Kaaba son las vueltas que das a tu corazón como sede de la intuición del Uno. Lo que hay en la Kaaba es la insinuación de la Majestad, la percepción de un vacío que nos colma.
Historia
La primera ampliación de la Mezquita fue llevada a cabo en la época islámica bajo el reinado del Califa Omar ibn al-Khattab. El califa omeya Al Walid Ben Abdel Malek hizo anexionar una parte de terreno a la superficie de la Mezquita, renovó el edificio y levantó arcos decorados con mosaicos sobre columnas de mármol originarias de Egipto y Siria.
El califa abbasí Abu Jaafar Al Mansur dio orden de que se uniera una vasta superficie a la Mezquita de Al Haram y ordenó construir un pasillo circular. Posteriormente, el Califa Al-Mahdî, compró, con motivo de su peregrinación en 776 las casas situadas entre la Mezquita de Al Haram y la Massaa, casas que se destruyeron para unir su terreno al de la Mezquita. Esto amplió su superficie hasta los 120.000 codos cuadrados. En tiempos del Califa abasida Al Moutadid Billah y su sucesor el Califa Al-Muqtadir Billah, la superficie de la mezquita alcanza su apogeo en 306 de la Hégira (918) para permanecer sin cambios hasta la época saudí. No se realizó ninguna ampliación durante los reinados de los Fatimidas, Ayubidas, Mamelucos y Otomanos en la Mezquita de Al Haram y los trabajos se limitaron a la restauración y reparación.
El rey Saud ben Abdel Aziz Al-Saud propuso en 1955, un importantísimo programa de ampliación y reconstrucción de la Mezquita de Al Haram, así como la restauración de la Santa Kaaba. A principios de los años 1960, la superficie total de la Mezquita alcanzaba así casi los 200.000 m² (anteriormente sólo tenía 30.000 m²) y podía acoger de modo simultáneo a 400.000 fieles. El Rey Fahd Ben Abdel Aziz Al-Saud prosiguió con nuevos trabajos de ampliación que llevaron la superficie total de la Mezquita sagrada a más de 320.000 m², lo que le da una capacidad de acogida de más de un millón de fieles.
En los últimos años el Haram de Meka ha sufrido el impacto de las faraónicas construcciones realizadas a su alrededor, que tienden a empequeñecer la Kaaba y a imponer visualmente la presencia del poder que se ha apoderado de la Meka. 
La Meka
La Meka (en árabe مكة المكرمة Makka al-Mukarrama o simplemente Makka) es la principal ciudad de la región del Hiyaz, en la actual Arabia Saudita, y una de las más importantes de la península de Arabia. Está situada al oeste de la península y cuenta con 1.294.167 habitantes (censo de 2004), localizada en un estrecho valle, a 277 m sobre el nivel del mar; se ubica a 80 km del mar Rojo.
El nombre Makka en árabe antiguo significa "digna". El nombre completo que lleva desde tiempos islámicos, Makka al-Mukarrama, significa "La Ennoblecida Meca". Ptolomeo, en el siglo II, se refirió a ella con el nombre de Makoraba, helenización del árabe Makka Harb, o "Meca de Harb" (nombre de una tribu).
Ciudad natal de Muhámmad, es la más importante de todas las ciudades santas del islam, visitada cada año por millones de peregrinos. Antes de que Muhámmad predicara el islam, ésta era ya para los paganos una ciudad santa, con varios lugares de importancia religiosa, entre ellos el más importante de todos: la Kaaba.
La Kaaba
La Kaaba (en árabe الكعبة, al-kaba, "el dado" o "el cubo") es el lugar sagrado y de peregrinación religiosa más importante del islam. Es la "casa de dios", donde lo divino toca lo terrenal. Hacia ella se orientan los musulmanes de todo el mundo para rezar.
La Kaaba y la Piedra Negra no son objetos de adoración en el islam. Los musulmanes única y exclusivamente adoran a Alá. La Kaaba es un lugar de adoración cuya fundación, unos 2000 años antes de nuestra era se atribuye a Abraham (Ibrahim para los musulmanes) y su hijo Ismael (Ismail).
Como lo define la etimología de su nombre popular, Kaaba o cubo, es un cubo irregular de 10.67 m de frente, 12.19 m de lado y 15.24 m de altura.
El exterior está construido con sillares de granito sin decoración y sin ventanas. Tiene una sola puerta. Se cubre con un manto negro de seda que tiene una franja de textos del Corán escritos en oro. Es lo que se llama kiswa; está suspendido en el techo y sujeto con cordones a unos anillos de bronce que se encuentran en la base.
Tiene además un canalón de oro macizo, que fue un regalo de un sultán de Turquía, construido concretamente por orden del sultán Ahmed I y de cuya elaboración se hizo cargo el padre de Eyliya Çelebi, el derviche Mehmet Zilli Efendi. Fue añadido en 1627, después de que una inundación produjera el año anterior grandes daños en la Kaaba, tantos que hubo de ser prácticamente reconstruida. Cada año se lava y se renueva el manto. En tiempo reciente le fue añadida una puerta de oro. En época preislámica, el interior guardaba imágenes de las divinidades de diferentes tribus árabes.
En tiempos de Muhámmad, la tribu de Quraish era la encargada de guardar el santuario de la Kaaba. 
Historia de la Kaaba
Antes de los tiempos de Muhámmad, la Kaaba servía como centro de culto para los árabes politeístas, pre-islámicos y se considera que contuvo 360 ídolos. En el año 630, el triunfante profeta Mahoma retornó a La Meca y limpió el templo de ídolos tras honrar la "Piedra Negra".
La historia relata lo siguiente:
Adán (Adam) construyó un primer santuario con zafiros y rubíes, pero fue elevado al cielo para evitar las aguas del diluvio. Más tarde, Dios ordenó a Abraham (Ibrahim) que construyera en piedra una nueva Kaaba en el mismo lugar y que convocase a toda la humanidad para visitarla y ubicar así en un mismo espacio el corazón del hombre. Por eso los peregrinos que llegan deben decir: heme aquí, oh Señor. Después de los tiempos de Abraham (Ibrahim), los hombres se olvidaron (mayoritariamente) de su significado y practicaron allí la idolatría, desviándose así del camino indicado por Dios, hasta que llegó el islam predicado por su profeta Muhámmad y el lugar volvió a ser la santa casa de Dios.
Para los musulmanes, toda la tierra es una mezquita, pero la Kaaba es el lugar de referencia simbólico hacia donde dirigir tu "Nia" intención en el momento de realizar las cinco Salats (oraciones rituales). La Kaaba se encuentra en el centro de un gran patio dentro de una mezquita construida en el siglo VIII, llamada Masjid al-Haram. El patio está rodeado de claustros y pórticos. Allí se pueden concentrar hasta 35.000 personas. El edificio cuenta además con siete minaretes y veinticuatro puertas. En la esquina sur se encuentra la Piedra Negra. En el recinto hay también un pozo sagrado llamado Zamzam (o Zemzem). Se dice que fue utilizado por Agar, madre de Ismael.

Descripción de la Kaaba
1. La Piedra Negra en la esquina sureste. En 684 la piedra estalló a causa del calor provocado por un incendio. En 930 la tomó como botín el movimiento de los Cármatas. Fue restituida en 950.
2. Puerta de la Kaaba (muro este).
3. Canalón de oro.
4. El šādarwān, o refuerzo para facilitar la evacuación del agua de lluvia, se añadió al mismo tiempo que el canalón.
5. La zona llamada hatīm está delimitada por la pared llamada Piedra de Ismael, parte de la Kaaba original bajo la cual estaría enterrada Agar.
6. Al-Multazam es la parte del muro que une la puerta y la Piedra Negra.
7. La Etapa o Estación de Abraham (مقام إبراهيم , Maqām Ibrāhīm), donde según la tradición Abraham dejó las huellas de sus pies.
8. Esquina de la Piedra Negra (sureste).
9. Esquina del Yemen (suroeste). Una gran piedra vertical forma esta esquina de la construcción. Es costumbre que los peregrinos pasen la mano sobre la piedra.
10. Esquina de Siria (Sham) (noroeste).
11. Esquina de Irak (noreste).
12. La Kiswa o tela que recubre la Kaaba.
13. Banda de mármol que marca el inicio y el final de las circunvalaciones.
14. A este lugar se le llama a veces Estación de Gabriel (مقام جبريل, Maqām Yibrīl).
Interior de la Kaaba
El techo se sujeta sobre tres columnas de madera. Las paredes están revestidas de placas de mármol, igual que el suelo. En época preislámica, el interior guardaba imágenes de las divinidades de diferentes tribus árabes.
Así pues, la Kaaba no es más que una figura cúbica vacía. Dentro NO HAY NADA.
Porque los musulmanes solo nos se rindenden ante Al-lâh. El Islam surge cuando se han derribado los ídolos. Se es musulmán precisamente cuando no se tiene ninguna religión. El musulmán busca a su Señor verdadero desde la espontaneidad.
Se intuye a Al-lâh cuando han sido barridos todas los velos que enturbian la razón del ser humano, cuando se ha renunciado completamente a todo deseo de poder, de imponer nuestras fantasías a una realidad que no depende de nosotros para desplegarse.
Los peregrinos se anulan ante Al-lâh, dejan de ser átomos separados y por unos instantes viven la reconstrucción cosmogónica del Universo a partir de un encendido punto de Luz. Peregrinar es, para un musulmán, morir al espacio y al tiempo, pues una vez que el viajero llega a la orilla del mundo y se zambulle en la corriente vertical de su eje, el Creador lo recibe en Su océano de Paz.
La Piedra Negra
La Piedra Negra es, según la tradición, un aerolito que el ángel Gabriel (Yibril) entregó a Abraham (Ibrahim). Se dice que descendió a la tierra más blanco que la leche, pero los pecados de los hijos de Adán le volvieron negro. Abraham y su hijo Ismael (Ismail) la colocaron en la esquina oriental cuando terminaron de construir la nueva Kaaba. Debe ser besada con unción, pero nunca con adoración, por todos los peregrinos que accedan a ella. Muhámmad la besó y dijo: No me olvido que eres una piedra y no puedes hacerme ni bien ni mal. Está rodeada por un anillo de plata. 
La peregrinación (hajj)
Es el quinto de los llamados pilares del islam. El musulmán debe peregrinar al menos una vez en la vida a la ciudad de La Meca, siempre y cuando tenga los medios económicos y las condiciones de salud necesarias. Se realiza durante el mes de du l-hiyya (ذو الحِجّة ḏū al-ḥiǧǧa: el de la peregrinación, duodécimo del calendario musulmán. Existen peregrinaciones menores que pueden hacerse en otros momentos.
El ritual de la peregrinación varía ligeramente según se viva en la región de La Meca o se venga de fuera, particularmente el de la sacralización o ihrām, que se hacen a la entrada del territorio sagrado. También las escuelas jurídicas del islam marcan sus propios matices. En términos generales es el siguiente:
El primer día, 8 de du-l-hiyya, se declara la intención (niyya) de hacer la peregrinación mediante una fórmula repetida tres veces.
El peregrino entra en estado de ihrām o sacralización.
Se dan siete vueltas alrededor de la Kaaba y se besa la Piedra Negra (matāf).
Se hace siete veces el recorrido entre dos lugares llamados Safā y Marwa (separados por 420m) en recuerdo de la errancia de Agar cuando bu
scaba agua para su hijo Ismael. Después, se bebe agua del pozo Zamzam. (سَعْيي sa`yi, esfuerzo, búsqueda).
Seguidamente se acude al lugar llamado Mina, a 4 km de la ciudad, y se hacen las oraciones del mediodía, de la puesta de sol y del alba.
El segundo día, 9 de du-l-hiyya, por la mañana, se va al monte Arafat (a 20 km) y allí se realizan la oraciones del mediodía y de la tarde. Se permanece allí hasta la puesta de sol, pues fue en ese momento cuando Mahoma pronunció su discurso de despedida (وُقوف wuqūf , alto; pausa).
Tras la puesta de sol se va a otro sitio, Muzdalifa, donde se rezan las oraciones nocturnas. En Muzdalifa los peregrinos buscan piedras, que usarán al día siguiente.
El tercer día, 10 de du-l-hiyya, tras rezar la oración matutina, los peregrinos vuelven a Mina. Ese día es también el del Aid al-Kabir o fiesta del cordero. Se recorren los 300 m que separan Mina del lugar donde, según la tradición, Abraham fue a sacrificar a su hijo Ismael (la Cúpula de la Roca, en Jerusalén, marca un espacio diferente para ese mismo acontecimiento). En el camino hay tres pilares que simbolizan los tres puntos del recorrido donde Iblís, el demonio, intentó disuadir a Abraham. El peregrino lapida los pilares con las piedras recogidas la víspera, en lo que se conoce como la Lapidación del diablo. Algunos rituales marcan que debe sacrificarse también un cordero en recuerdo del que Abraham sacrificó en lugar de su hijo.
De regreso a la mezquita donde está la Kaaba, se repiten las circunvalaciones y los recorridos entre Safā y Marwa.
Finalmente, se hace una última circunvalación, la del adiós, y se sale del estado de ihrām: los hombres se rapan la cabeza y las mujeres se cortan el cabello.
El futuro de la Masjid al-Haram
La gran mezquita de la Meka, referente para todos los musulmanes de la tierra, esta siendo objeto de una intervención constante por parte de aquellos encargados de protegerla. Su visión faraónica esta teniendo un impacto decisivo, que amenaza con trastocar para siempre el sentido de uno de los cinco pilares del islam. Al musulmán corriente solo le queda bajar la mirada y tratar de visualizar la kaaba de su corazón.
¡Que Al-lâh nos proteja de nuestros protectores!