- Este blog no pide donaciones económicas ni anuncia basura publicitaria - 
        
 

domingo, 5 de abril de 2015

La Tierra es un Organismo VIVO Y SINTIENTE




Es hora de dejar de vivir en la Tierra y empezar a cohabitar con ella


por Liz Bentley
13 Mayo 2014
del Sitio Web PreventDisease 


Liz Bentley es licenciada en geología, fotógrafa profesional y periodista independiente con una visión aguda en los registros fósiles y la climatología.


Contrariamente a la creencia común de que la Tierra no es más que un planeta denso cuya única función es un recurso para sus habitantes, nuestro planeta es de hecho un organismo vivo que respira.

Cuando pensamos en la Tierra de manera integral, como una entidad viviente propia, en lugar de la suma de sus partes, adquiere un nuevo significado. Nuestro planeta funciona como un solo organismo que mantiene las condiciones necesarias para su supervivencia.


James Lovelock publicó un libro en 1979 que proporciona muchas lecciones útiles acerca de la interacción de los procesos biológicos físicos, químicos, geológicos de la Tierra. 

A lo largo de la historia, el concepto de Madre Tierra ha sido parte de la cultura humana en una forma u otra.

Todo el mundo ha oído hablar de la Madre Tierra, pero ¿alguna vez has parado a pensar quién (o qué) es la Madre Tierra?




¿Qué es Gaia?

Lovelock definió a Gaia como,
"...Una entidad compleja que implica la biosfera de la Tierra, la atmósfera, los océanos y el suelo. La totalidad constituyendo un sistema de retroalimentación o cibernético que busca un entorno físico y químico óptimo para la vida en este planeta"
A través de Gaia, la Tierra sufre una especie de homeostasis, el mantenimiento de las condiciones relativamente constantes. 

El componente verdaderamente sorprendente de la hipótesis Gaia 
es la idea de que la Tierra es una sola entidad viviente. Esta idea no es nueva. James Hutton (1726-1797), el padre de la geología, describió una vez a la Tierra como una especie de super-organismo. 

Y justo antes de Lovelock, Lewis Thomas, médico y escritor experto, escribió estas palabras en su famosa colección de ensayos, La vida de una Célula:
"Vista desde la distancia de la luna, lo sorprendente sobre la tierra, capturando el aliento, es que está viva.

Las fotografías muestran la superficie seca, golpeada de la luna en el primer plano, seca como un hueso viejo. Arriba, flotando libremente bajo la húmeda, brillante membrana de cielo azul brillante, está la tierra subiendo, la única cosa exuberante en esta parte del cosmos. .

Si usted pudiera ver durante el tiempo suficiente, usted vería el remolino de los grandes montones de nubes blancas, cubriendo y descubriendo las masas-medio escondidas de tierra. Si usted hubiera estado durante mucho tiempo geológico, usted podría haber visto los propios continentes en movimiento, distanciándose en sus placas de corteza, sostenidas a flote por el fuego debajo.

Tiene el aspecto organizado, autónomo de una criatura viva, llena de información, maravillosamente experta en manejar el sol".
John Nelson ilustró la "respiración de la Tierra" (imagen abajo), que son dos GIFs animados que diseñó para visualizar cómo se ve el valor de las transformaciones estacionales de la Tierra en un año desde el espacio exterior.

Nelson, un visualizador de datos, cosió juntas desde la página Web 12 fotografías de satélite sin nubes de la NASA tomadas cada mes a lo largo de un año.

Una vez que las imágenes fueron puestas juntas en una secuencia, las animaciones fascinantes mostraron lo que Nelson describe como,
"El pulso anual de la vegetación y el hielo de la tierra."

 


Al cambiar el clima, el planeta se llena de vida. La Tierra parece respirar cuando la capa de hielo crece y se derrite, dentro y fuera, dentro y fuera. 

La escarcha blanca irradia desde la parte superior del globo y se arrastra hacia el sur en todas las direcciones. Viaja a través de Siberia, Canadá y el norte de Europa, en dirección hacia el ecuador situado alrededor del borde del círculo, pero termina antes de lo alto de África.

El mar Mediterráneo es el cuerpo visible de agua en la parte superior izquierda, y los Grandes Lagos constituyen una pequeña red de formas azules oscuras en la masa de tierra a la derecha. 

La Tierra actúa como un único sistema:
Es un coherente, autorregulado, conjunto de fuerzas biológicas físicas, químicas, geológicas, que interactúan para mantener un todo unificado equilibrado entre la entrada de la energía del sol y el disipador térmico de la energía en el espacio.
En su configuración más básica, la Tierra actúa para regular los flujos de energía y el reciclaje de materiales.

La entrada de la energía del sol se produce a una velocidad constante y para todos los fines prácticos es ilimitado. Esta energía es capturada por la Tierra como procesos de calor o fotosintéticos, y regresa al espacio en forma de radiación de onda larga.

Por otra parte, la masa de la Tierra, sus posesiones materiales, son limitadas (excepto por la entrada ocasional de masas, proporcionada en forma de meteoros golpeando el planeta).

Así, mientras la energía fluye a través de la Tierra (Sol a la Tierra al espacio), la materia hace ciclos dentro de la Tierra. La idea de la Tierra actuando como un sistema único como poniendo adelante la hipótesis de Gaia ha estimulado una nueva conciencia de la conexión de todas las cosas en nuestro planeta y el impacto que tiene el hombre en los procesos globales.

Ya no podemos pensar en componentes o partes de la Tierra separadas como distintas. Ya no podemos pensar en las acciones del hombre en una parte del planeta como independientes.




Todo lo que sucede en el planeta - la deforestación/reforestación de árboles, el aumento/disminución de las emisiones de dióxido de carbono, la eliminación o la siembra de las tierras de cultivo - todos tienen un efecto en nuestro planeta. La parte más difícil de esta idea es cómo calificar estos efectos, es decir, para determinar si estos efectos son positivos o negativos.

Si la Tierra es, en efecto autorreguladora, entonces se ajustará a los impactos del hombre.

Sin embargo, como veremos más adelante, estos ajustes pueden actuar para excluir al hombre, tanto como la introducción de oxígeno en la atmósfera por bacterias fotosintéticas actúa para excluir las bacterias anaeróbicas.

Este es el quid de la hipótesis Gaia... 
 
Una de las tempranas predicciones de esta hipótesis era que debería ser un compuesto de azufre hecho por los organismos en los océanos que eran lo suficientemente estables contra la oxidación en agua para permitir su transferencia al aire. O bien el compuesto de azufre en sí, o su producto de oxidación atmosférica, tendría que regresar azufre desde el mar hasta la superficie de la tierra.

El candidato más probable para este papel se considera sulfuro de dimetilo
El trabajo publicado realizado en la Universidad de Maryland por el primer autor Harry Oduro, junto con el geoquímico de UMD James Farquhar y la bióloga marina Kathryn Van Alstyne de la Western Washington University, proporcionan una herramienta para el seguimiento y la medición del movimiento del azufre a través de organismos del océano, la atmósfera y la tierra en formas que pueden ayudar a probar o refutar la controvertida teoría de Gaia. 

Su estudio (Sulfur Isotope Variability of Oceanic DMSP Generation and its Contributions to Marine Biogenic Sulfur Emissions) aparece esta semana en la edición temprana en línea de las Actas de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS). 

La Historia del Agua por Alick Bartolomé es otra única publicación en la que se refleja el profundo conocimiento del autor de los principios de los sistemas geofísicos enteros, que nos ayuda a entender la Tierra como un sistema Gaia integrado que nos sostiene.

El libro comienza con la descripción de nuestro punto de vista habitual de agua basado en la ciencia occidental y luego hábilmente pasa a las ciencias de frontera que abrazan el agua como fuente de vida en términos de sistemas biológicos, campos de energía cuántica, campos etéreos, espirales, remolinos, y como un medio para las comunicaciones y la memoria.

La comprensión de estos principios puede dar lugar a estrategias para tratar el agua de manera que garantice un futuro sostenible para la humanidad.




¿Cómo funciona Gaia?

La homeostasis regulada por la Tierra es muy parecida a la del mantenimiento interno de nuestros propios cuerpos; los procesos dentro de nuestro cuerpo aseguran una temperatura constante, pH sanguíneo, equilibrio electroquímico, etc.

El funcionamiento interno de Gaia, por lo tanto, puede ser visto como un estudio de la fisiología de la Tierra, donde los océanos y los ríos son la sangre de la Tierra, la atmósfera es los pulmones de la tierra, la tierra son los huesos de la Tierra, y los organismos vivos son los sentidos de la Tierra.

Lovelock llama a esto la ciencia de geofisiología -. La fisiología de la Tierra (o cualquier otro planeta) 

Para entender cómo la Tierra está viviendo, vamos a echar un vistazo a lo que define a la vida. Los físicos definen la vida como un sistema entropía localmente reducido (la vida es la lucha contra la entropía). Los biólogos moleculares ven la vida como hebras replicantes de ADN que compiten por la supervivencia y evolucionan para optimizar su supervivencia en el cambio de entorno.

Los fisiólogos pueden ver la vida como un sistema bioquímico que nos capacita para utilizar la energía de fuentes externas para crecer y reproducirnos. Según Lovelock, el geofisiólogo ve la vida como un sistema abierto al flujo de materia y energía, pero que mantiene un estado estacionario interno. 

Más allá de la importancia científica de lo que hemos discutido aquí, podríamos hacer bien en considerar algunos de los más poéticos pensamientos del creador de la teoría:
"Si Gaia existe, la relación entre ella y el hombre, una especie animal dominante en el complejo sistema viviente, y el posible equilibrio cambiante de poder entre ellos, son cuestiones de importancia obvia...

La hipótesis Gaia es para aquellos que gustan de caminar o simplemente pararse y mirar, a preguntarse acerca de la Tierra y la vida que lleva, y especular sobre las consecuencias de nuestra propia presencia aquí.

Es una alternativa a la visión pesimista que ve la naturaleza como una fuerza primitiva a ser sometida y conquistada.

También es una alternativa a ese cuadro igual de deprimente de nuestro planeta como una nave espacial demente, siempre viajando, sin conductor y sin propósito, alrededor de un círculo interno del sol".
La fuerte hipótesis Gaia afirma que la vida crea condiciones en la Tierra para adaptarse a ellas.

La Vida creó el planeta Tierra, no al revés...

Al explorar el sistema solar y las galaxias más allá, puede ser posible un día diseñar un experimento para probar si la vida, de hecho manipula los procesos planetarios para sus propios fines o si la vida es sólo un proceso evolutivo que ocurre en respuesta a los cambios en el mundo de los no-vivos.
 



Fuentes

No hay comentarios: