- Este blog no pide donaciones económicas ni anuncia basura publicitaria - 
        
 

martes, 20 de enero de 2015

Imán de 18 toneladas se dirige a Nueva York

Pedro Donaire
Bitnavegantes
sab, 17 ene 2015 11:08 CET


Imagina un enorme imán, como un IRM (Imagen por Resonancia Magnética) con una cámara central de unos 2,74 metros, suficiente para dar cabida a un elefante africano.Los físicos del Laboratorio Nacional de Brookhaven del Departamento de Energía de EE.UU. necesitan este extraordinario imán para su próximo experimento. Y por suerte, los físicos del SLAC National Accelerator Laboratorytienen uno a mano. 


Ilustracion cortesía del Laboratorio de Brookhaven.
Ahora bien, en vez de mirar al animal terrestre más grande del mundo, este imán apunta a la estructura interna de algo mucho más pequeño: el núcleo atómico
Los investigadores del Relativistic Heavy Ion Collider en Brookhaven (RHIC) se especializan en investigaciones subatómicas, rompiendo los átomos y haciendo el seguimiento de la lluvia de restos resultante. Los científicos del RHIC han estado escudriñando los datos de los núcleos en colisión durante 13 años, pero para llegar aún más profundo necesitan mejorar la tecnología de su detector. Ahí es donde entra el enorme imán cilíndrico. 



© Andy Freeberg
SLAC National Accelerator Laboratory


"La dificultad técnica en la fabricación de un imán así es asombrosa", afirma David Morrison, físico del laboratorio de Brookhaven, y co-portavoz de PHENIX, uno de los dos experimentos principales de RHIC. "La tecnología puede ser similar al IRM (un superconductor solenoide con un hueco central) pero mucho más grande y completamente personalizado. Estos imanes se ven muy simples desde fuera, pero su estructura interna contiene una ingeniería muy sofisticada. No se puede pedir una de estas bestias por catálogo."

La mejora de este detector propuesto, llamado sPHENIX, impulsó la búsqueda de este imán difícil de conseguir. Después de evaluar los imanes de los laboratorios de física de todo el mundo, la colaboración PHENIX encontró el candidato ideal. 

En el SLAC de California, con sus 18.144 kg. recién terminaban de una brillante ejecución experimental. Este imán solenoide en particular, de grueso hueco y aproximadamente 3,5 m. de ancho por 3,9 de largo, fue instalado en el corazón de un detector del experimento BaBar del SLAC, el cual exploró la asimetría entre materia y antimateria entre 1999 y 2008. 



© Andy Freeberg
SLAC National Accelerator Laboratory.

"Nosotros desmontamos el detector y la mayoría de las partes ya han ido al depósito de chatarra", comenta Bill Wisniewski, que era subdirector de SLAC Particle Physics y director de Astrofísica, y estuvo estrechamente involucrado en la planificación de la mudanza. "Es un placer ver que el componente principal de un detector, el solenoide, se puede reutilizar." El iman ya está de camino al campus de Brookhaven en New York. 

"Las partículas que se unen y constituyen la mayor parte de la materia visible del universo siguen siendo bastante misteriosas", apunta el co-portavoz de PHENIX, Jamie Nagle, físico de la Universidad de Colorado. "Hemos hecho avances extraordinarios en el RHIC, pero el imán de BaBar nos llevará aún más lejos. Estamos agradecidos por esta oportunidad y emocionado de ver cómo damos forma al futuro de la física nuclear."


Referencia: SymmetryMagazine.org ."20-ton magnet heads to New York"por Justin Eure, 16 de enero 2015

FUENTE

No hay comentarios: