- Este blog no pide donaciones económicas ni anuncia basura publicitaria - 
        
 

jueves, 25 de diciembre de 2014

¡Felíz Navidad!, mi regalo para ti



- Es tu culpa – dijo el principito -, yo no te deseaba ningún mal pero tú quisiste que te domesticara.
- Claro – dijo el zorro.
- ¡Pero vas a llorar! – dijo el principito.  
- Claro – dijo el zorro.
- ¡Entonces no ganas nada!
Sí gano –dijo el zorro – a causa del color del trigo.



¡Felíz Navidad 2014!

Las personas son regalos que la vida me ha dado. 
Ya vienen envueltas, algunas en forma muy bella y otras de una manera menos atractiva.

Algunos han sido maltratados en el correo; otros llegan como "Entrega Especial"; 

Algunos llegan envueltos, otros cerrados con gran rigidez.
Pero la envoltura no es el regalo y es importante darse cuenta de esto.
Es muy fácil equivocarse en este sentido, juzgando el contenido por el estuche.
A veces el regalo se abre con facilidad; otras se necesita la ayuda de otras personas.

Tal vez es porque tiene miedo, quizá han sido heridas antes y no quieren ser lastimadas de nuevo.
Pudo ser que alguna vez se abrieron y luego se descartaron.
Quizá ahora se sienten más bien como "cosas" que como seres humanos.
Yo soy una persona. Como todas las demás personas también soy un regalo. Poseo una bondad que es sólo mía.

Y sin embargo, algunas veces tengo miedo de mirar dentro de mi envoltura.

Tal vez temo decepcionarme, quizá no confío en el que llevo dentro. Pudiera ser que en realidad nunca he aceptado el regalo que soy.
Cada encuentro y comunicación entre personas es un intercambio de regalos.
Mi regalo soy yo, tú eres tu regalo.

Somos obsequios de Dios de unos para otros.
Es difícil pensar en ocasiones que aquel que me ha lastimado es también un regalo de Dios, pero si vemos la ofensa como una envoltura maltratada y no nos quedamos con ella, seguramente encontraremos un hermoso regalo, pues de cada suceso Dios nos tiene una enseñanza para crecer en su amor, en nuestra fe...

Nosotros mismos podemos tener una envoltura tan maltratada por el tiempo y/o las circunstancias, pero lo que llevamos dentro siempre será hermoso, pues quien lo puso ahí es nuestro Creador, solo tendríamos que ver hacia adentro y estar listos para darnos... descubre en tu interior todos los dones con los que El Señor te conformó y sé el digno regalo para los que te necesitamos.

Autor desconocido

3 comentarios:

Roberto dijo...

Te amo - dijo el principito. Yo también te quiero - dijo la rosa. No es lo mismo - respondió él… Querer es tomar posesión de algo, de alguien.
Es buscar en los demás eso que llena las expectativas personales de afecto, de compañía…
Querer es hacer nuestro lo que no nos pertenece, es adueñarnos o desear algo para completarnos, porque en algún punto nos reconocemos carentes.
Querer es esperar, es apegarse a las cosas y a las personas desde nuestras necesidades. Entonces, cuando no tenemos reciprocidad hay sufrimiento.
Cuando el “bien” querido no nos corresponde, nos sentimos frustrados y decepcionados. Si quiero a alguien, tengo expectativas, espero algo.
Si la otra persona no me da lo que espero, sufro. El problema es que hay una mayor probabilidad de que la otra persona tenga otras motivaciones, pues todos somos muy diferentes.
Cada ser humano es un universo.
Amar es desear lo mejor para el otro, aún cuando tenga motivaciones muy distintas.
Amar es permitir que seas feliz, aún cuando tu camino sea diferente al mío.
Es un sentimiento desinteresado que nace en un donarse, es darse por completo desde el corazón.
Por esto, el amor nunca será causa de sufrimiento.
Cuando una persona dice que ha sufrido por amor, en realidad ha sufrido por querer, no por amar. Se sufre por apegos. Si realmente se ama, no puede sufrir, pues nada ha esperado del otro.
Cuando amamos nos entregamos sin pedir nada a cambio, por el simple y puro placer de dar. Pero es cierto también que esta entrega, este darse, desinteresado, solo se da en el conocimiento. Solo podemos amar lo que conocemos, porque amar implica tirarse al vacío, confiar la vida y el alma. Y el alma no se indemniza.
Y conocerse es justamente saber de ti, de tus alegrías, de tu paz, pero también de tus enojos, de tus luchas, de tu error.
Porque el amor trasciende el enojo, la lucha, el error y no es solo para momentos de alegría. Amar es la confianza plena de que pase lo que pase vas a estar, no porque me debas nada, no con posesión egoísta, sino estar, en silenciosa compañía.
Amar es saber que no te cambia el tiempo, ni las tempestades, ni mis inviernos.
Amar es darte un lugar en mi corazón para que te quedes como padre, madre, hermano, hijo, amigo y saber que en el tuyo hay un lugar para mí. Dar amor no agota el amor, por el contrario, lo aumenta. La manera de devolver tanto amor, es abrir el corazón y dejarse amar. Ya entendí - dijo la rosa. No lo entiendas, vívelo - dijo el principito. (Feliz navidad amigo) y feliz navidad para todos/as.

argos_2012 dijo...

Felíz Navidad Roberto! que la pases bien este día y todos!, si, hablar del Amor es complicado y tan sencillo!, en el caso de las relaciónes personales ahí es donde surgen los conflictos por nuestra naturaleza posesiva y egoísta, el zorro dijo la verdad y el Principito ganó bastante aun sin tenerlo ya cerce el zorro... asi son las cosas, LO IMPORTANTES ES AMAR INCONDICIONALMENTE SIN ESPERAR RECIBIR Y DANDO ES COMO SE RECIBE, SALUDOS MI AMIGO!

argos_2012 dijo...

los vínculos afectivos emocionales es lo que nos unen a todos consciente e inconscientemente y entre ellos el afecto y lo que se ha dado en llamar "amor", es un cuete, digo, causa de que surgan tantos problemas y a la vez tantos aciertos y buuenas cosas, también provoca una gran cantidad de energia que como en estos dias es mottor para otras aplicaciones en la llamada mátrix de la cual, muchos humanos y no humanos sacan beneficio, Pero eso ya es otra cosa, hay tanto que se pudiera decir de este sentimiento tan humano y divino que nos emparenta directamente con la fuente original que nos dió el ser y la conciencia y que nos liga y ata al cosmos universal como un todo como humanidad y raza planetaria.