- Este blog no pide donaciones económicas ni anuncia basura publicitaria - 
        

domingo, 2 de noviembre de 2014

Un documento de la Fundación Rockefeller del año 2010 apostaba por un estado policial como respuesta a una pandemia como la del Ébola

Por supuesto que ya estaba previsto desde años atrás. "Ellos" no podían dejar a la deriva algo tan importante para lograr en un futuro próximo inmediato el conseguir paulatinamente mas control poblacional en el planeta....
..............



Un documento de la Fundación Rockefeller del año 2010 apostaba por un estado policial como respuesta a una pandemia como la del Ébola



Incluso después de la pandemia se desvaneciese, la supervisión de los ciudadanos y sus actividades quedaron atrapadas por este control más autoritario e incluso se intensificaron”.
Un informe de la planificación de escenarios en mayo de 2010 producida por la Fundación Rockefeller y la Red Global de Negocios prevé la creación probable de un estado policial tecnológico en respuesta a una pandemia mortal en todo el mundo.
Lock STEP: El Think tank predice el posible resultado del brote de virus mortal
El documento, titulado Escenarios para el futuro de la tecnología y el Desarrollo Internacional , intenta dar diferentes respuestas de los gobiernos a varios desastres potenciales mediante un juego de guerra, mientras perfila como solución el gobierno mundial. La página 18 del documento establece un escenario fabricado en el que Estados Unidos se niega a proteger sus fronteras y a restringir los viajes en avión tras el brote de un nuevo virus mortal.
“En el año 2012, la pandemia que el mundo había estado esperando por años finalmente golpeó. A diferencia de la gripe H1N1 de 2009, esta nueva cepa era del virus influenza originaria de gansos salvajes”, señala el escenario extremadamente virulento  y mortal. “Incluso las naciones más preparadas para la pandemia fueron rápidamente abrumadas cuando el virus se propagó en todo el mundo, infectando a casi el 20 por ciento de la población mundial y matando a 8 millones en apenas siete meses, la mayoría de ellos adultos jóvenes sanos.”
Dibuja circunstancias misteriosamente similares con el actual brote de Ébola, el escenario detallaba una respuesta fallida por el gobierno de los Estados Unidos y como grandes poblaciones de toda África se diezmaban.
“La pandemia cubrió el planeta, aunque un número desproporcionado murieron en África, el sudeste de Asia, y América Central, donde el virus se extendió como un reguero de pólvora ante la ausencia de protocolos oficiales de contención. Pero incluso en los países desarrollados, la contención fue un desafío “, dice el documento. “La política inicial de Estados Unidos de los ciudadanos ” fuertemente desalentadora e improvisada resultó letal en su clemencia, acelerando la propagación del virus no sólo dentro de los EE.UU., sino a través de las fronteras.”
Curiosamente, el autor del escenario utiliza el gobierno comunista chino como la entidad que presenta la mejor respuesta, mencionando específicamente cuarentenas obligatorias y protección de las fronteras.
Sin embargo, algunos países les fue mejor que a China en particular. La imposición rápida efectuada por el gobierno chino  y la aplicación de la cuarentena obligatoria para todos los ciudadanos, así como su sellado instantáneo y casi hermético fuera de todas las fronteras, salvaron millones de vidas, detuvieron la propagación del virus mucho antes que en otros países y que permite una más rápida recuperación post-pandémica.
El gobierno de China no fue el único que tomó medidas extremas para proteger a sus ciudadanos de los riesgos y la exposición. Durante la pandemia, los líderes nacionales de todo el mundo se inclinaron ante su autoridad e impusieron reglas y restricciones herméticas, desde el uso obligatorio de mascarillas a los controles de temperatura corporal en las entradas a los espacios comunes, como las estaciones de tren y supermercados.
Las tácticas necesarias y cuestionables utilizadas para detener la ola del virus permanecen mucho tiempo después de la pandemia, lo que permite a los gobiernos  imponer controles “autoritarios” con el pretexto de proteger al público.
“Incluso después de la pandemia se desvaneció, este control más autoritario y la supervisión de los ciudadanos y sus actividades quedaron atrapadas e incluso se intensificaron. Con el fin de protegerse de la propagación de los problemas cada vez más globales, desde las pandemias y el terrorismo transnacional a las crisis ambientales y el aumento creciente de la pobreza de todo el mundo, el poder se encontró un agarre más firme en el poder “.
“Al principio, la idea de un mundo más controlado ganó amplia aceptación y aprobación. Los ciudadanos voluntariamente renunciaron a parte de su soberanía y a su privacidad otorgada por los estados más paternalistas, a cambio de una mayor seguridad y estabilidad. Los ciudadanos eran más tolerantes, e incluso ansiosos, por la supervisión de la dirección de arriba hacia abajo, y los líderes nacionales tenían más libertad para imponer el orden del modo  que ellos veían  oportuno. “
La pandemia también se utilizó para implementar tecnologías buscadas a largo plazo, en particular, la mayoría de los identificadores biométricos para los ciudadanos. 
En los países desarrollados, esta mayor supervisión tomó muchas formas: identificadores biométricos para todos los ciudadanos, por ejemplo, y una regulación más estricta de las industrias clave, cuya estabilidad se consideró vital para los intereses nacionales. En muchos países desarrollados, la cooperación forzosa con un conjunto de nuevas normas y acuerdos consiguió que se restaurase el orden lenta pero de forma constante y, sobre todo, el crecimiento económico. 
Al otro lado del mundo en desarrollo, sin embargo, la historia fue diferente y mucho más variable. de arriba hacia abajo, la autoridad tomó diferentes formas en diferentes países, y el poder se articuló en gran medida, en función de la capacidad, el calibre, y las intenciones de sus líderes. En los países con líderes fuertes y bien pensados, la situación económica general de los ciudadanos y la calidad de vida se incrementaron. En la India, por ejemplo, la calidad del aire ha mejorado drásticamente después de 2016, cuando el gobierno prohibió la alta emisión contaminante de los vehículos. 
Aunque ficticio, el intento de predecir y planear ante grandes desastres por los think tanks y los gobiernos por igual, podría dar una idea muy buena de las decisiones que se hacen en la actualidad. Aunque se necesitan ciertos protocolos médicos, la probabilidad de que el poder juegue sutilmente es peligrosa y presente.
En lo que respecta a la crisis actual del Ébola, una actualización de la orden ejecutiva del presidente Obama ha causado preocupación entre los defensores de las libertades civiles, especialmente teniendo en cuenta la respuesta  mediocre del presidente.
La orden ejecutiva, conocida como la lista revisada de enfermedades transmisibles Cuarentenables , permite al presidente Obama a aprehender y detener a cualquier estadounidense que simplemente muestra signos de cualquier “enfermedad respiratoria”.
El dictado se vuelve aún más problemático a la luz de la reciente admisión del  médico de Missouri James Lawrenzi , quien dijo en exclusiva en el Show de Alex Jones la semana pasada que los pacientes de Ebola-potenciales están “desapareciendo” de los hospitales sin previo aviso.
“Estos pacientes están desapareciendo, están haciendo algo con los pacientes y Dios sabe a dónde quiere llegar”, dijo el médico.
Si la respuesta lúgubre de la administración de Obama es pura ignorancia o un intento de llegar al público para que exija el control autoritario aún está por verse.

Escenarios para el futuro de la tecnología y el Desarrollo Internacional (Fundación Rockefeller y la Red Global de Negocios)

Traducción :  Las Monedas de Judas

No hay comentarios: