- Este blog no pide donaciones económicas ni anuncia basura publicitaria - 
        
 

viernes, 4 de abril de 2014

Datos de Cassini sugieren que una de las lunas de Saturno, Encélado, posee un océano subsuperficial


Bajo la corteza helada del sur de Encélado se extiende un océano de agua líquida. Así lo sugieren los gradientes gravitatorios del satélite captados por Cassini.


Los últimos registros enviados desde las lunas de Saturno por la sonda Cassini (ASI, ESA y NASA) sugieren fuertemente que una de las más pequeñas, Encélado, alberga un océano de agua líquida situado a entre 30 y 40 kilómetros bajo la superficie del satélite.
Un equipo de científicos liderado por el investigador Luciano Iess desde la Universidad de Roma La Sapienza, ha usado las medidas tomadas por el instrumento de radar de Cassini durante tres sobrevuelos de reconocimiento que han llevado a la sonda espacial a unos 100 kilómetros de la superficie de la luna.
Los tres sobrevuelos fueron llevados a cabo en 2010 y 2012; dos veces sobre el hemisferio sur y una sobre el hemisferio norte. En dichos sobrevuelos, la sonda internacional Cassini fue ‘tirada’ por la gravedad de Encélado, cambiando su velocidad en solo 0,2-0,3 milímetros por segundo.
A pesar de que las desviaciones fueron diminutas, pudieron ser detectadas en las señales de radio que envía la nave a la Tierra, indicando que la gravedad de la luna cambió a lo largo del camino de Cassini.
De esta forma se ha podido determinar el campo de gravedad de Encélado y observar la notable asimetría que existe entre sus hemisferios norte y sur. En base a los análisis, el equipo sugiere que la región polar de la luna no tiene suficiente masa en su superficie para explicar el campo de gravedad del hemisferio, por lo que algo debe haber debajo que lo compense.
“Los datos muestran una anomalía gravitatoria negativa en el polo sur, que sin embargo no es tan grande como se esperaba según la profunda depresión detectada por la cámara de a bordo”, explica Iess. “Por lo tanto, la conclusión es que debe haber un material más denso abajo que compense la pérdida de masa: agua líquida, aproximadamente un 7% más densa que el hielo”.
La comparación de las mediciones gravitatorias con la topografía del satélite ha permitido a los investigadores estimar la distribución de la reserva de agua. De hecho proponen que existe un océano subsuperficial a unos 50 grados de latitud sur en el hemisferio meridional.
Aunque los datos de la gravedad no pueden descartar un océano global, un mar regional que se extiende desde el polo sur hasta 50 grados de latitud sur, es más consistente con la topografía de la luna y las altas temperaturas locales observadas alrededor de las rayas de tigre.
El estudio “The Gravity Field and Interior Structure of Enceladus” será publicado el 4 de abril de 2014 en Science.
Fuentes: ESASINC

Felipe Campos

Acerca de Felipe Campos



Estudiante de Ingeniería Informática. Atraído desde pequeño por la ciencia, y aficionado a la astronomía desde hace algunos años. Autodidacta en esta ciencia que, con el tiempo que dispone, intenta acercar un poco a la gente, ya sea mediante la publicación de artículos o de eventos y actividades astronómicas en Chile. Traductor de ESOcast para el Observatorio Europeo Austral.


FUENTE

No hay comentarios: